Qué es la retracción gingival o encías retraídas

Tratamientos para solucionar la retraccion de encias

 

La retracción gingival es una afección de las encías que incluso puede aparecer en aquellos casos donde el paciente tiene una boca saludable. En esta entrada te contamos los detalles de las encías retraídas.

¿Qué es la retracción gingival?

Se trata de una condición en la que la encía cede su espacio y retrocede dejando al descubierto la raíz del diente. Es un problema bastante común que afecta a más personas de lo que podrías creer en un principio. Si bien la mayoría de las enfermedades dentales están asociadas entre sí, la retracción gingival puede aparecer sin necesidad de ninguna condición o patología previa.

La retracción de las encías además de suponer un potencial riesgo para la salud de los dientes también representa un problema estético para quienes la padecen. Las personas que sufren retroceso en las encías suelen sentir cierta inseguridad porque las encías retraídas comprometen la apariencia.

Este padecimiento es el responsable de causar la perdida de las papilas interdentarias que son una pequeña porción de carne de forma triangular que separa a cada pieza dental. Tener este pequeño triangulo de encía puede marcar la diferencia entre una sonrisa agradable y una sonrisa que no lo es. Por eso muchos pacientes que se ven aquejados por esta afección y buscan la forma de que su triangulo sea restablecido.

¿Cuáles son las causas de las encías retraídas?

Como te comentábamos al principio, este padecimiento puede surgir sin necesidad de que haya sido causado por otra enfermedad dental. Claro, eso no quiere decir que, en ocasiones, no pueda ser consecuencia de otras patologías. Veamos con más detalle las causas de la retracción gingival.

Cepillado agresivo o mala técnica de cepillado

Esta es una de las causas más comunes, en especial en los pacientes más jóvenes. Los niños son muy propensos a lastimarse las encías, al punto que las deterioran y las hacen retroceder. Por eso es importante tener una técnica de cepillado óptima que no ponga en riesgo la salud de las encías.

Mala alimentación

Las consecuencias de la mala alimentación también se manifiestan en la boca. Cuando una persona descuida su dieta los tejidos del organismo se debilitan. Y uno de los tejidos que más fácil se deteriora es el de las encías: pierden su color rosáceo y su brillantez, además se vuelven opacas, porosas y van cediendo, dejando los dientes expuestos.

También hay alimentos y productos comestibles que pueden favorecer el deterioro de las encías como es el caso de las alimentos con alto contenido en azúcar o los cítricos.

Enfermedades de las encías como: gingivitis y periodontitis

Estas patologías que afectan de forma directa las encías son otra de las causas de la periodontitis pues degradan la encía y al punto que esta se retrae. Además la gingivitis y la periodontitis crean las condiciones para que se desarrollen otro tipo de padecimientos y el diente expuesto por la retracción gingival tiene más posibilidades de deteriorarse.

Otras patologías causantes de las encías retraídas

Algunas enfermedades crónicas como la diabetes y los problemas del sistema inmune se consideran factores de riesgo para la retracción gingival.

Lo ideal es ir siempre cada 6 meses al dentista para una buena revisión dental

Imagen de https://www.clinicadentalurbina.com/